Nuevo hogar para más de dos mil mascotas

16-12-17

Artículo de La Nueva España:

Fue una "evolución natural e inesperada". Hace casi veinticinco años, Blanca Rodríguez se enteró de que habían abandonado unos perros y no pudo reprimir el impulso de buscar un lugar en el que pudiesen vivir en condiciones dignas. "Busqué una finca para cuidarlos y atenderlos allí, pero en aquel momento ni me planteaba crear un albergue", cuenta. Tras encargarse por su cuenta de los animales, logró, después de un tiempo, el apoyo de otras personas. Fue así, sin haberlo planificado, como terminó fundando la protectora privada de animales Masquechuchos. Desde 1993, la organización ha gestionado unas cien adopciones al año, en total, más de dos mil hogares nuevos en casi un cuarto de siglo para mascotas que, gracias a su empeño, pudieron salir del abandono.

Un trabajo que sigue siendo necesario debido a sucesos recientes como la aparición de cuatro cachorros de mastín, dos de los cuales tuvieron que ser ingresados en el veterinario. Y que sale adelante gracias al apoyo de una red de voluntarios que, destaca Blanca Rodríguez, "comparten con nosotros el amor por los perros". Son esas personas que arriman el hombro de forma desinteresada las que mantienen una actividad que ha sido declarada de interés social por el Ayuntamiento de Oviedo. "Los hay que empezaron con quince años y ya han acabado la carrera", comenta con satisfacción la presidenta de "Masquechuchos", que reconoce la dificultad de trabajar, sobre todo en invierno, en las instalaciones que la protectora tiene en Oviedo. De hecho, busca un nuevo espacio y el apoyo de un socio o institución que pueda "ceder una finca". "Necesitamos un sitio mejor que la gente pueda visitar y en el que podamos organizar, por ejemplo, visitas de niños para que saquen a pasear los animales y otras actividades de este tipo", recalca Blanca Rodríguez.

Un lugar en el que seguir ejerciendo una labor que se lleva a cabo sin realizar ningún sacrificio animal y que "va más allá de la recogida, alimentación, y cuidado gracias a servicios veterinarios". "Tenemos que seguir concienciando contra el abandono", recalca Blanca Rodríguez, que señala la importancia de la esterilización "para que no haya camadas indeseadas". Una misión que lleva a la protectora a poner en marcha un amplio programa de actividades que incluye acciones de difusión fuera de Oviedo, en lugares como Gijón y Salinas. Y la agenda se completa con eventos como espichas, cena de Navidad y la venta de un calendario y lotería, que sirven también para recaudar fondos. 

Para poner en marcha las adopciones, "Masquechuchos" utiliza su página web, en la que ofrece toda la información sobre las mascotas. Además, emplea las redes sociales para encontrar un nuevo hogar a los doscientos perros que acoge de media cada año. Tras la entrega del animal se realiza un seguimiento para velar por la adaptación a la nueva familia, que en muchas ocasiones se encuentra fuera de Asturias. "En Madrid, por ejemplo, formalizamos muchas adopciones", dice la presidenta de la protectora.

No obstante, antes de que la mascota salga del albergue en busca de un hogar, se toman todas las precauciones para que encaje a la perfección y su incorporación no suponga problema en su nuevo entorno. "No puedes ser una persona a la que le gusta la tranquilidad y pasar mucho tiempo en casa y tener un perro que sea muy activo", dice Blanca Rodríguez, cuyo equipo analiza con lupa todos los aspectos posibles para que "la adopción sea adecuada. La llegada del animal tiene que ser una alegría para todos y no motivo para el estrés".

De este modo, una protectora que lleva un cuarto de siglo luchando contra el abandono de animales logra que los perros que recoge tengan una nueva oportunidad. Y no solo eso: contribuye a que las familias que están buscando mascota puedan incorporar a su hogar un nuevo miembro, un motivo para la alegría y el buen ambiente.